Síntomas y Causas

¿Qué provoca y cómo identificamos la obesidad?

Según la Organización Mundial de la Salud, su principal causa es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y calorías gastadas. 

A ello se suma la ingesta de alimentos hipercalóricos con gran cantidad de azúcares y grasas, en conjunto con el creciente sedentarismo alrededor del mundo. 

Como definición, el síntoma que determina la enfermedad, en el caso de las personas adultas es el contar con un IMC (Indice de Masa Corporal) igual o superior a 30. El IMC es la medida más útil del sobrepeso y la obesidad en la población, ya que es aplicable para ambos sexos y todas las edades.

Genética

El factor genético es una de las causas del aumento de obesidad  en el mundo. 

La posibilidad de ser una persona obesa aumenta cuando uno de los padres lo es y es aún mayor si los dos lo son; de hecho este factor es causa de alrededor del 40% de los casos.

Son los genes los que rigen la capacidad de acumular energía como grasa tisular y menor facilidad para liberarla en forma de calor; es lo que se llama elevada eficiencia energética del obeso. No obstante ello, la influencia genética se asocia a las condiciones y hábitos externos. 

Fisiología

El índice glicémico de los alimentos, las diferencias entre individuos para metabolizar la glucosa y la resistencia a la insulina son consideradas algunas causas fisiológicas de la obesidad.

Por otra parte, no hay que olvidar que el desarrollo fisiológico de los niños tiende a causar una disminución en su actividad física; de hecho, en el periodo previo a la pubertad, se vuelven más sedentarios y su nivel de actividad disminuye.

Psicología

Algunas causas de la obesidad en el aspecto sicológico tienen que ver tanto como con el entorno y el efecto en las personas (problemas familiares o con amistades, por ejemplo), como con temáticas que residen en el individuo; como la baja autoestima, la ansiedad, el aislamiento o incluso traumas o enfermedades como la depresión.

Factores Ambientales

Los factores ambientales esenciales son los malos hábitos nutricionales y el sedentarismo. Además, la historia familiar es clave, al ser el espacio en el que se instalan los hábitos alimenticios. 

La insuficiencia de políticas de salud para prevención del sobrepeso también es un factor externo, al no dar a entender de manera clara que la obesidad es derechamente una enfermedad.

¿Sabías que caminar 30 minutos al día te ayuda a reducir enfermedades cardiovasculares?

Conoce más en nuestra sección “Patologías y Prevención”.

Revisar todas las patologías